LOS TRABAJADORES TIENEN LA ÚLTIMA PALABRA: OLIVARES

< Regresar 09 Octubre 2019

POR DR. ARTURO OLIVARES CERDA

Es un orgullo que nuestro XXV Congreso Nacional Extraordinario haya sido un ejemplo de madurez y de compromiso con México.

Somos un sindicato responsable.

Entendemos muy bien el tiempo histórico que nos ha tocado vivir.

La reforma laboral relacionada con la justicia laboral y la libertad sindical, aprobada el primero de mayo de 2019, fue una acción contundente que dejo claro que el mundo del trabajo en México transita por un cambio profundo.

Una reforma que fija, entre otros puntos, reglas claras en la impartición de justicia y garantiza la representatividad óptima en negociaciones colectivas.

Uno de sus puntos medulares es que la elección de las directivas de sindicatos y federaciones, “deberá ser mediante voto personal, libre, directo y secreto de sus miembros.

Una disposición que en nuestro sindicato ya se venía cumpliendo.
A estos cambios se suma la ratificación de México al convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo sobre el derecho de sindicación y negociación colectiva.

En este Congreso Extraordinario hicimos las adecuaciones necesarias para reforzar el cumplimiento de lo que dispone la Ley Federal del Trabajo en materia sindical.

Para nosotros, la democracia gremial es un principio irrenunciable.

El voto personal, libre, directo y secreto es y será un mandamiento que cumplimos y cumpliremos al pie de la letra.

Coincidimos plenamente con la legislación laboral: son los trabajadores los que deben elegir a sus representantes.

Son ellos los que tienen el poder de poner y quitar.

Son los trabajadores los que tienen la última palabra.

Son ellos a quienes nos debemos.

Son ellos el verdadero poder dentro de un sindicato.

Por eso, quienes tenemos el privilegio de ocupar puestos de elección sindical, debemos sentirnos privilegiados.

Estamos obligados a asumir, con absoluta seriedad y profesionalismo, el deber que se nos confiere, que es el velar por el bienestar laboral de los agremiados.

Los sindicatos en México tenemos que ser actores activos de la gran transformación que experimenta el mercado de trabajo.

Un cambio que impulse mejores condiciones laborales.

Un cambio que promueva empleos dignos.

Un cambio que potencialice los salarios de los trabajadores.

Un cambio que dignifique y garantice el derecho a un trabajo decente. 

La reforma laboral esta llamada a fincar nuevos cimientos que generen un entorno laboral más justo y próspero para todos.

En ese sentido, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social está listo y dispuesto a liderar esta cruzada que por años esperamos.

Compañeras y Compañeros:

Nuestro marco estatutario es una suma de principios que nos definen y nos proyectan como una organización gremial responsable.

Gracias a cada uno de los presentes por su valiosa participación.

Siéntanse satisfechos y orgullosos de ser parte de la historia.

De ser los constructores de nuevos andamiajes que nos lleven a una mayor justicia laboral y a una libertad sindical más plena para todos.

Muchas gracias.